Fundación Casa Ducal de Medinaceli

Ficha de casa

Casa de Oca

Escudo - Casa de Oca

Aunque suficientes indicios que vienen a demostrar la antigüedad de la casa de Oca como un territorio de inmemorial poblamiento, a lo largo de los siglos, distintos autores358 han querido reforzar esta evidencia relacionando su origen con diversas leyendas basadas en personajes de la mitología clásica. Entre estas leyendas, tuvo especial resonancia la del origen del apellido Neira, cuya procedencia hacían remontar a la reina Loba y su hijo Darío, que cazó una serpiente en aquellos parajes, cercanos al río Neira. Esta mítica historia, aparecida en un contexto literaturio conocido, ha creado una simbología que no ha dejado de estar presente en las estética artística del lugar, a lo largo de los últimos siglos.

En lo que se refiere a la historia documentada del lugar y señorío de Oca, hay que partir de Alvaro de Oca y de su hijo, Suero de Oca359, el cual, en su enfrentamiento con el Arzobispo de Santiago, Alonso de Fonseca, se vio obligado a huir cuando éste entró en sus tierras y se apoderó de su fortaleza, corriendo el año 1477. Su esposa, María Gómez de Sotomayor, fue apresada en esta acción y terminó sus días en las mazmorras del Arzobispo, tres dias después360. A partir de ese momento, la casa de Oca estuvo formando parte de la jurisdicción de la Mitra Compostelana hasta 1564, año en que el Papa concedió los abadengos al rey Felipe II para que los vendiese. De 15 de Noviembre de 1586 es la escritura de compraventa361 por la que el estado de Oca, con su jurisdicción civil y criminal, pasaba a de María de Neira, hija del regidor de Santiago, Juan de Otero y Neira y viuda de Gonzalo de Luaces.

Sucedieron a María de Nera en el señorío de Oca su hijo Juan y su nieto Gonzalo, quien, al morir sin sucesión, deja como heredero al mayor de sus sobrinos, Juan Gayoso Neira, hijo de su hermana Catalina de Neira y Mendoza y de Juan de Gayoso Noguerol, Alférez y Regidor de la ciudad de Orense. Del matrimonio de éste con Urraca María de Moscoso Ozores y Sotomayor nació Andrés Gayoso Neira. Con él se iniciaron las primeras grandes trasformaciones arquitectónicas de la antigua fortaleza de Oca para hacer de ellas el palacio que hoy conocemos. También con él tienen lugar el primer enlace matrimonial que desembocará en la integración de este señorío en otros de mayor notoriedad. Andrés Gayoso estuvo casado con Constanza Arias Ozores, heredera del condado de Amarante362 y dama de la reina Isabel de Farnesio, por cuyos servicios, fue elevado su señorío de San Miguel das Penas363 a marquesado en 1719, después de usado el título previo de vizcondesa de San Esteban de Oca386. Aún quedando integrado el señorío de Oca en un conjunto de mayor empaque, donde destacaban el condado de Amarante y el marquesado de San Miguel das Penas y la Mota como señoríos principales de este linaje, sin olvidar el señorío de Teanes, los descendientes de Andrés Gayoso y Constanza Arias Ozores siempre prestaron especial atención al señorío y palacio de Oca y muestra de ello fue que no dejó de ser la principal residencia familiar durante, al menos, dos generaciones más. Las numerosas e importantes obras realizadas tanto en tiempos de Fernando Gayoso, hijo de los anteriores, como del hijo de éste, Domingo Gayoso de los Cobos, demuestran que, a pesar del incremento patrimonial y territorial que vivió la familia en estos años364, Oca siguió siendo el principal centro de decisión de esta casa, al menos, según es conocido, hasta Domingo Gayoso de los Cobos.

El sucesor de Domingo Gayoso fué Joaquín Gayoso de los Cobos, que vivió los tiempos de la invasión napoleónica y el movimiento liberal del siglo XIX, que puso fin al Régimen Señorial. De su matrimonio con Josefa Manuela Téllez Girón, nacieron seis hijos, entre los que hubo de dividir la herencia familiar, en aplicación de las nuevas leyes del Estado Liberal. Oca, junto con el título de San Miguel das Penas, pasó a su hija María Encarnación Gayoso de los Cobos, mientras que los títulos y propiedades principales recayeron en el primogénito, Francisco de Borja Gayoso de los Cobos y Téllez Girón quien, al morir en 1860 sin sucesión, dejó todos sus bienes a su hermano Jacobo. Este casó con Ana María de Sevilla y Villanueva de cuyo matrimonio nacieron tres niñas. La primogénita, Francisca de Borja, heredó de su padre, en 1871, el grueso de la herencia de la casa de Camarasa y en 1879, además, recibiría de su tía Encarnación, fallecida sin sucesión, la propiedad del palacio de Oca. Francisca casó con Ignacio Fernández de Henestrosa y Ortiz de Mioño, conde de Moriana del Río y marqués de Cilleruelo, cuyo hijo mayor, Ignacio Fernández de Henestrosa y Gayoso de los Cobos, sucedió a sus padres en los títulos y en la propiedad de Oca. Al carecer de descendencia, el marqués de Camarasa dejó sus propiedades y títulos de la Casa de Camarasa a su sobrina, Victoria Eugenia Fernández de Córdoba y Fernández de Henestrosa, actual duquesa de Medinaceli quien, con el fin de conservar, estudiar y difundir el patrimonio histórico-artístico vinculado a su Casa, constituyó en 1978 la Fundación Casa Ducal de Medinaceli dotándola,   con numerosos monumentos y obras de arte de entre las cuales ocupa un lugar destacado el Palacio de Oca.

 

 

«« AnteriorPágina 1/3Siguiente »»

Casa a la que se agregó

Ayuda de las casas a las que se agregó esta casa.

(1731)San Miguel das PenasFicha de la casa

Títulos y territorios

Ayuda de los títulos de esta casa.

(? - 1719)Vizcondado de San Esteban de OcaNo disponibleFicha del título