Fundación Casa Ducal de Medinaceli

Ficha de casa

Casa de Puebla de Parga

Escudo - Casa de Puebla de Parga

Entre los historiadores que han dejado más importantes noticias sobre la antigüedad de la casa de Parga, siempre tuvo un lugar destacado Fray Jerónimo Pardo por su “Historia del Apóstol Santiago”, obra que se extiende ampliamente sobre la dilatada historia de algunas de las más importantes familias gallegas. A esta fuente hacen referencia otros autores posteriores al señalar que unos de los primeros ascendientes de este linaje fundó el Monasterio de Sobrado y Monfeiro, en los albores del siglo XII368. También son varios los que citan el primer documento del que tenemos constancia en el archivo de la familia, haciendo mención al hecho de pertenecer la tierra y fortaleza de Parga Margarita de la Cerda, esposa del infante don Felipe, hijo del rey Sancho IV369.

Según está documentado, estas tierras fueron vendidas, en 1327, a García Rodríguez de Valcarcel, Adelantado Mayor de Galicia370 y éste, que fue comendador de Castroteraf en la Orden de Santiago y señor de Guitiríz, al no tener sucesión, dejó todos sus bienes a dicha Orden. Por un documento datado en Trasparga, en 1334, se conoce que Vasco Fernández de Parga hizo donación de algunos bienes a su hijo Fernán Arias371. La continuidad en la posesión de estas tierras propiciaría que la familia adoptara por apellido el nombre de su señorío (Parga, Párraga o Parragues).

Continuando el relato del Padre Jerónimo Pardo y cotejándolo con la documentación existente, iniciamos la historia de este linaje en Fernán Arias de Parga, cuyos dos hijos siguen las dos lineas principales de esta casa. El mayor de ellos fue Vasco de Parga, señor de Guitíriz, del que veremos seguidamente su descendencia y el segundo, cuyo nombre es desconocido, fue el origen de los poseedores del señorío original de la Puebla de Parga, llamada, al principio Casa de San Salvador372.

En la primera línea, antes mencionada, encontramos a Ares Vazquez de Parga, hijo  mayor de Vasco de Parga (primero de los hijos de Fernán Arias de Parga) y Mayor de Baamonde. Ares heredó de su padre la casa de Guitíriz373 y recibió de su tío, Pedro Arias de Baamonde, Obispo de Mondoñedo, la casa fuerte de Baamonde374, con tierras y patronatos, instituyendo a favor del mismo un mayorazgo en 1449. Casó Ares Vázquez de Parga con Constanza López de Saavedra, señora de la casa de Saavedra375. Hijo de ambos fue Fernán Ares de Saavedra, que casaría con Constanza de Castro, hija de Pedro Bolaño, señor de Torés y de Beatriz de Castro, hija única del mariscal Pedro Pardo de Cela.

Sobre la casa de Torés también le dedicó parte de su estudio Fray Jerónimo Prado, remontando su origen a tiempos donde la historia y la leyenda se confunden para explicar, entre otras cosas, la heráldica de los apellidos Ribadeneira y Bolaño, aunque hasta el siglo XV no hay constancia documental que permita reconstruir el orden sucesorio de esta casa. Por ello, el primer señor que consta fue Álvaro González de Ribadeneira, casado en 1443 con Teresa Fernández, que tuvieron a Fernán Díaz y Ruy González. Fernán casó con Mayor de Baamonde y entre sus hijos, estuvo Pedro Bolaño, que heredó la casa de Torés y como veremos, sufrirá las consecuencia de la azarosa vida de su suegro, el mariscal Pardo de Cela. Los Castro habían sido distinguidos por su dilatada historia con el título de conde de Lemos, que enrique IV concedió, en 1457, a Pedro Álvarez Osorio. De su matrimonio con Beatríz de Castro nació Alonso, segundo conde y también Isabel de Castro390, mujer que que fue de dicho mariscal. Este desarrolló un importantísimo papel político a lo largo de su vida, aunque, aunque en la convulsa galicia de la segunda mitad del siglo XV, sus enfrentamientos con otros miembros de la nobleza, el clero y el mismo rey provocó, finalmente, su caída y muerte además de la persecución de cuantos le apoyaron.

Ello motivó la confiscación de los bienes de muchos miembros de su familia, entre los que estaban su hija Beatriz de Castro y su yerno, Pedro Bolaño, señor de Torés, el cual, como víctima de esta situación, morirá en la ruina, en torno a 1491. Solo su hijo Fernán lograría recuperar los bienes y estados incautados a su padre, el señor de Torés, ya en 1507391. La única hija de Fernán Ares de Saavedra, que estuvo casado con María Pimentel392, fue Constanza de Saavedra, que se casó con Pedro de Miranda, hijo del mariscal Alvar González de Ribadeneira, hijo de Pedro Bolaño, señor de Torés y de María Bolaño. Tuvieron a Alvaro González Ribadeneira, señor de Guitíriz, que estuvo casado con Elvira de Sotomayor, siendo padres de Fernán Ares de Saavedra, éste se casó en 1614 con Ana Ponce de León.

Éste amplió el vínculo instituido por el Obispo Pedro Arias de Baamonde y se lo dejó a su hijo Pedro de Miranda376, el cual se casó, en 1641, con Inés de Castro Pimentel. Estos fueron padres de Jacinto de Miranda, que estuvo casado con Antonia Ordónez de Seijas y testó a favor de su hija María de Baamonde, en 1678. María de Baamonde estuvo casada con Diego Miranda Ribadeneira, pariente suyo, que, al carecer de descendencia, nombró por heredera a su sobrina María Josefa de Castro y Bolaño, marquesa de Puebla de Parga, nieta del antes nombrado Jacinto de Miranda. De la segunda línea de la descendencia de Fernán Arias de Parga, también señalada antes, solo nos han llegado referencias de uno de sus biznietos llamado Pedro de Párraga, hijo del primer señor de la Puebla de Parga. Este estuvo casado con Violante Núñez Pardo de Aguiar y tuvieron por hijos a Fernán Pérez Parragues y a Juana Diaz de Lemos377.

Fernán Pérez casó, en segundas nupcias, con Constanza das Mariñas378, hija de Gómez Pérez das Mariñas y Teresa de Haro, única descendiente y sucesora de la casa y señorío de Cillobre379. De este matrimonio fueron hijos, entre otros, Ares Pardo das Mariñas, que fue sucesor de la casa y Juan Lopez Pardo de Haro, casado con Beatríz de Castro (“la vieja”), señora de Torés.

En la casa de Cillobre tuvo su origen el linaje das Mariñas, está situada en la parroquia de Santa María de Toras, en el ayuntamiento de Laracha (Coruña), en la tierra de Bergantiños. Existen noticias de esta familia desde el siglo XIII por algunas encomiendas de la orden de Santiago y en su archivo se conservan documentos relacionados con la sinecura de Santa María de Suevos, concedida a Martín Sánchez das Mariñas por el Arzobispo de Santiago y una donación realizada por este personaje al conde de Trastámara en 1400.

Martín estuvo casado con Berenguela de Moscoso y su hijo, Ares Pardo das Mariñas, casado éste con Teresa Prego de Montaos y tuvieron por hijos a Gómez y Berenguela das Mariñas. Gómez casó con Teresa de Haro y entre sus hijas, María estuvo casada con Diego de Andrade, I Marqués de Villalba y Constanza, a la que su padre le dejó la casa de Cillobre y otros bienes en la tierra de Bergantiños, casó con Fernán Pérez Párragues, señor de la Puebla de Parga, cuyo hijo, Ares Pardo das Mariñas, unió a la herencia de su padre los bienes de la casa de Cillobre. Sobre Ares Pardo fue conocido haber desempeñado el cargo de Regidor de la Coruña y por enlace matrimonial con Teresa de Junqueiras, única hija del señor de Junqueiras, Esteban de Junqueiras.

El histórico solar de los Junqueiras estaba en la fortaleza que tenía el mismo nombre, en la parroquia de Santa María del Jobre, siendo uno de los más antiguos señoríos gallegos y apellido de quienes formaron este linaje durante siglos. Con el tiempo, quedará integrado en el marquesado de Puebla de Parga, como estamos viendo, junto a otros ancestrales señoríos que formaron esta casa387. La documentación que nos ha llegado sobre los señores de Junqueiras arranca en el siglo XIII388 y las primeras noticias genealógicas aparecidas señalan a Martín Rodríguez de Junqueiras, cuyo hijo, Fernán Martínez de Junqueiras, vivía a principios del siglo XIV.

Este tuvo un hijo llamado Martín Rodríguez de Junqueiras, que se había casado con María Martínez. Uno de sus hijos fue otro Martín Rodríguez de Junqueiras, que sucedió a su padre y que casó con Inés Gómez de Sotomayor389. Hijo de éstos fue Esteban de Junqueiras, posiblemente, el personaje más importante de su estirpe, tanto por el destacado papel político que desarrolló en Galicia en los convulsos tiempos de la Guerra Civil Castellana, como por con el matrimonio de su única hija, Teresa de Junqueiras, con Ares Pardo das Mariñas, cuyos sucesores se convertirán en marqueses de Puebla de Parga. Entre los hijos de Ares Pardo das Mariñas y Teresa de Junqueiras nacerían Fernán Pérez Párraga, al cual dejó su padre en testamento el mayorazgo de las casas de Parga y Cillobre380, Gómez Pérez das Mariñas, que fue beneficiado con la creación para él del mayorazgo de Junqueiras381 en el citado testamento y Berenguela das Mariñas, en cuya descendencia con Fernán Díaz de Ribadeneira recaerá, más tarde, toda la herencia de sus padres.

Fernán Pérez Párraga murió sin sucesión y su mayorazgo pasó a su sobrino Diego das Mariñas, hijo de su hermano Gómez Pérez das Mariñas, señor de Junqueiras, que había casado con Juana Matienzo. Tampoco Diego tuvo sucesión y sus bienes pasaron a Pedro Bolaño Ribadeneira, hijo de Álvaro González de Ribadeneira (que lo era de su hermana Berenguela das Mariñas) y de Beatríz de Castro, heredera del mayorazgo de Torés. Su única hija fue Beatriz de Castro, quien casó con Juan López de Haro, hermano de Ares Pardo das Mariñas, señor de los vínculos de Parga y Junqueiras. Beatriz fundó un mayorazgo con sus estados de Torés, que heredó su hija Beatriz de Castro (la joven), la cual estuvo casada con Álvaro González de Ribadeneira, hijo de Berenguela das Mariñas y Fernández Díaz de Ribadeneira, nieta por parte de madre, del señor de Junqueiras, Gómez Pérez das Mariñas.

Su hijo fue Pedro Bolaño Ribadeneira, señor de Torés y después, señor de Puebla de Parga y de Junqueiras, por muerte de su tío Diego das Mariñas. Pedro Bolaño estuvo casado con Francisca Osorio y tuvo dos hijos, el mayor, Francisco Bolaño, estuvo casado con Isabel de Acebedo Baamonde, cuyo heredero, Benito Antonio, falleció sin dejar sucesión. El segundo hijo de Pedro Bolaño era Pedro de Castro Bolaño, el cual estuvo casado con María Esquivel Ponce de León y recibió la herencia familiar a la muerte de su sobrino Benito. Su hijo, José Bolaño de Ribadeneira das Mariñas, fue honrado por el rey Carlos II con el título de marqués de Puebla de Parga, en 1680, según se dice, en reconocimiento de la importancia y antigüedad de su linaje382.

El primer marqués de Puebla de Parga, estuvo casado con Inés de Castro Pimentel, hija de Jacinto de Miranda Ribadeneira383 y Antonia Ordóñez de Aceijas Andrade. La única hija que tuvieron fue María Josefa de Castro Bolaño, quien, además de heredar de su padre el marquesado de Puebla de Parga y los señoríos de Cillobre, Torés y Junqueiras, recibió de su tía María de Baamonde (también hija de Jacinto de Miranda), la herencia de sus ancestrales señoríos familiares de Guitíriz, Baamonde y Saavedra. María Josefa Bolaño fue II marquesa de Puebla de Parga, casando en segundas nupcias384 con Tomás de los Cobos, tercer hijo del marqués de Camarasa, Manuel de los Cobos y tuvo dos hijas, María Josefa e Isabel de los Cobos Bolaño385, la primera heredó el título y mayorazgos de su casa y estuvo casada con Fernando Gayoso, conde de Amarante y marqués de San Miguel das Penas. El primer hijo de María Josefa de los Cobos Bolaño y Fernando Gayoso fue Francisco Gayoso Bolaño, que sucedió a su padre en las casas de San Miguel das Penas y Amarante, aunque su fallecimiento sin sucesión, en 1765, convirtió en  heredero a su hermano Domingo Gayoso de los Cobos, el cual, se convertiría también en marqués de Puebla de Parga, una vez fallecida su madre, en 1767.

Domingo reunió en su persona un importante número de títulos y señoríos, que, por variados medios y circunstancias, fue recibiendo a lo largo de su vida, entre estos títulos, recibió el de marqués de Camarasa, título cabecera de la Casa de Camarasa. Domingo había casado con Ana Gertrudis Bermúdez de Castro y su heredero fue Joaquín Gayoso de los Cobos, que casó con Josefa Manuela Téllez-Girón. Éstos tuvieron a Francisco y a Jacobo, que fueron titulares sucesivos de la casa de Camarasa y sus estados asociados. La principal heredera de Jacobo Gayoso de los Cobos fue Francisca de Borja Gayoso de los Cobos y Sevilla, marquesa de Camarasa, la cual, al igual que sus últimos antecesores, fueron poseedores del título de marqués de Puebla de Parga.

Desde la testamentaría que fuera realizada por fallecimiento de Joaquín Gayoso, en 1845, se hizo habitual393 que, además de establecerse una partición de bienes conforme a la legislación sucesoria que estaba vigente, tuviese lugar la distribución de algunos de los títulos que hasta el momento habían sifo concentrados en torno al título principal de los marqueses de Camarasa. Algunos de los títulos que fueron distribuidos en estas circuntancias, regresaron luego al seno de la línea principal de Camarasa, como sucedió con San Miguel das Penas o Amarante, aunque no sucedió lo mismo con el título de Puebla de Parga, el cual pasó a Rafaela Fernández de Henestrosa, por distribución establecida en el testamento de su madre, la marquesa de Camarasa, Francisca Gayoso de los Cobos y Sevilla, para terminar integrado en el entorno de los duques de Mandas, hasta la actualidad, que lo ostenta Don Álvaro de la Huerta Ozores y Santa Marina.

«« AnteriorPágina 1/7Siguiente »»

Casa a la que se agregó

Ayuda de las casas a las que se agregó esta casa.

(c. 1767)San Miguel das PenasFicha de la casa

Títulos y territorios

Ayuda de los títulos de esta casa.

(1680 Vigente)Marquesado de Puebla de PargaNo disponibleFicha del título
Relación de individuos